#Opinión3k

 

[ 17/Abril/2017 ]

“Quien no respeta la vida no respeta a su Dios.”

(@ruben3k)

...

 

Partiendo de la anterior frase de mi autoría, la gente creyente que amamos nuestra fe tenemos la responsabilidad moral de respetar y salvaguardar el más humano de los derechos: La Vida.

Hablamos de la vida propia y la de nuestro prójimo. Hoy hablaremos de la vida más frágil, indefensa y dependiente: la de un bebé en el vientre de su madre.

Si bien el aborto es hoy defendido por corrientes que se dicen liberales, la realidad es que son corrientes retrógradas a los principios básicos de la Humanidad.

Si no tenemos sensibilidad y compasión de la desgracia, sufrimiento o bienestar de otras personas, no merecemos definirnos como Humanidad, más aún si se trata de un bebé indefenso en el vientre de su madre.

Ser liberal es otro concepto que no implica la libertad de asesinar, al contrario, significa ser generoso o que obra con liberalidad; de igual manera, ser partidario del liberalismo significa tener una actitud que propugne la libertad y la tolerancia en la vida de una sociedad.

Ahora, si somos una sociedad, tenemos libertades siempre y cuando no afecten libertades de terceros. La vida es más que una libertad, es un derecho y también una bendición para quien lo quiera considerar así.

Por lo tanto, el aborto no es un derecho ni una libertad.

En muchas partes del mundo el aborto ha sido despenalizado, incluso en nuestro país, la Ciudad de México es el “santuario” sobre este tema. El problema nace cuando una minoría retrógrada impulsa estas iniciativas alrededor del mundo, cobijados, claro está, por políticos cómplices que quieren quedar bien con feministas que argumentan libertad de su cuerpo antes que el derecho a la vida.

Libertad de cuerpo puede implicar (para cualquier género) acondicionamiento físico, transformación física y/o sexual, libertinaje sexual, inclusive prostitución.

Por cuestiones naturales, la mujer tiene la responsabilidad de traer la vida al mundo, y un embarazo no suele ser obra de la casualidad o del Espíritu Santo, es consecuencia de un acto en pareja, un acto que debe de ser tomado con responsabilidad. Si moralmente no tenemos los principios de la abstinencia pre-marital, debemos de ser consientes de las posibles consecuencias; responsablemente debemos de considerar los métodos anticonceptivos de previo uso o de ocasión.

Culturalmente es muy necesario que exista una educación sexual, pero sólo después de una correcta educación en formación de valores, tanto en el hogar como en la escuela.

Sobre nuestros principios, un creyente tiene más responsabilidad para defender la vida, aunque estoy convencido que existen ateos con mayores principios y valores que muchos creyentes.

“Un buen corazón es la mejor religión.”

Dalai Lama

En el mapa político mundial, según datos[1] del 2013 generados por las Naciones Unidas en su División Poblacional, 58 países de 196 en el mundo permiten el aborto en cualquier caso (incluido México con variantes Estatales); del otro extremo, sólo 6 países (incluido El Vaticano) prohíben el aborto sin importar circunstancia. Yo defiendo la idea del aborto solamente cuando se ponga en verdadero riesgo la vida de la madre. Con ese mismo pensamiento 49 países adoptan esa postura.

Pienso que es un tema sumamente importante que podría ser incluso llevado ante la O.N.U. para unificar criterios con valores; sin embargo, sabiendo lo complicado de eso, veo en la Santa Sede una oportunidad y responsabilidad para promover en los países del mundo legislaciones a favor de la vida.

Aquí en México la situación es crítica, en la Ciudad de México se despenalizó completamente el aborto desde hace 10 años, y en los Estados existen diferentes criterios. En Sonora es legal un aborto sólo en casos de violación, inseminación artificial no consentida, y por riesgo para la vida de la madre.

Por otra parte, un embarazo no deseado es la principal causa que orilla a que la madre cometa aborto, donde la decisión generalmente también es presionada por el padre. Siendo un embarazo no deseado, antes de pensar en abortar, la pareja debería de tener un apoyo psicológico, médico y hasta económico, pero lo principal: tener la opción de ofrecer para adopción a su bebé puede ser el mejor aliado para evitar un aborto. Ciertamente son nueve meses lo que dura un embarazo, pero recordemos que tenemos la responsabilidad de una vida.

Para terminar poniendo en contexto, del año 2000 al 2014 se cometieron 793’000,000[2] de abortos en el mundo (más del 10% de la población mundial actual) según The Lancet, fuente recomendada por la Organización Mundial de la Salud, de los cuales más de la mitad se cometieron en Asia, y aquí en México la cifra promedio anual ronda el millón de abortos. Esa cifra escalofriante hace ver casi insignificante a la cifra de 11’283,000[3] de personas asesinadas durante el genocidio Nazi, que igualmente es horripilante, pero no tiene comparación, ni siquiera con los 104millones[4] de muertos de las dos Guerras Mundiales. La verdad impacta; y todavía nos indignamos si nos comparan con Nazis.

Cuando entendamos verdaderamente el significado de una vida, también entenderemos que estamos ante el mayor genocidio de la historia; también el más cruel y cobarde.


 

“La medicina, la profesión más noble, servicial

y humanitaria, se torna oscura ante un aborto.”

(@ruben3k)

......

Carpeta de Anexos:

https://drive.google.com/drive/folders/0By7icb7Rbi-NME5jTVh4VWZaZDA?usp=sharing

......

 

[1]˄  ONU - World Abortion Policies 2013 (WallChart)

[2]˄  The Lancet, Vol.388 (16Julio2016)

[3]˄  Libro: ¿Cómo Matar a 11 Millones de Personas?(Andy Andrews)

[4]˄  Wikipedia. Anexo - Guerras por Número de Muertos (17Abril2017)
+
● Archivo PDF del Artículo.
● Display 16:9 del Artículo.

Por

Rubén Verdugo Terminel

(Navojoa, Sonora, México; 7 de Junio de 1980; @ruben3k)

Escritor, Editor, Poeta y Bloguero. Ha colaborado en medios y boletines electrónicos internacionales con artículos y reflexiones sobre temas políticos, religiosos, sociales y de fe católica. Asimismo, ha sido coordinador general y editor de boletines oficiales impresos. Ha trabajado para la comunidad indígena —nativa y migrante— del Estado de Sonora, México. Autor de los Poemarios ÁMALON (2016) y MUSAS (2020) y del Libro de Ensayos Políticos MÉXICO: THE BLACK BOOK (2019). Actualmente es Propietario y Editor de la  Editorial3k y Revista ÁMALON.

[ Opinión3k ] ● Este Artículo de Opinión de mi autoría (Rubén Verdugo Terminel; @ruben3k) se encuentra bajo la Licencia Abierta de Creative Commons CC BY-NC-ND 4.0 Internacional http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/ lo que significa que se puede compartir, sin modificaciones, desde mis redes y en medios digitales o impresos sin fines de lucro, dándome correctamente los créditos, citando de manera visible este párrafo, mi presentación y datos de contacto. En caso de ser un medio o espacio con ingresos y con fines de lucro, además de cumplir con lo anterior, deberá contactarme para acordar los términos monetarios de nuestra colaboración.

 

C o n t a c t o

www.ruben3k.com

opinion3k@gmail.com

WhatsApp +52 (662) 128 2980

WhatsApp +52 (662) 496 2212

Hermosillo, Sonora, México.

Principal